SIGLO XX  
 

En este último en Etxalar siglo han desaparecido muchas cosas. En aquélla época en el pueblo nos podíamos encontrar cuatro molinos, una tejería de importancia, unas serrerías, explotaciones forestales y mineras, talleres, caleras para utilizar la cal extraída como abono y para calentar la tierra, etc. La ganadería estaba muy fortalecida en todos los aspectos.

En la frontera del pueblo solía haber mucho movimiento, con las idas y venidas de la gente del pueblo. En Etxalar mucha gente se dedicó al contrabando.

Aparte de lo comentado anteriormente en el pueblo nos podíamos encontrar con los siguiente: dos bares, banda de música, alguacil, guarda bosques, casa para los pobres y abrevaderos para el ganado.

Según fueron pasando los años los caseríos y casas del pueblo fueron vaciándose descendiendo de manera considerable el número de habitantes del pueblo. Gran parte de la juventud de aquel entonces se marchaba a América, otros en cambio se marchaban a Francia a trabajar como temporeros.

 
   
  Etxalar 1950, cuesta de la plaza  
     
 
     
 
  Historia antigua  
 

Parece ser que el pueblo fue creado por Pompeyo cuando proveniente de Roma cruzó los pirineos, poniéndole el nombre de Pompeyopolis. Fortaleció el pueblo y lo convirtió en la base de sus operaciones. Los condes Eblo y Aznar tras fracasar en la batalla de Orreaga, mandados por Carlo Magno intentaron tomar el pueblo por la fuerza fracasando también en esta ocasión. Sancho García primer rey de Navarra, conocido con el sobrenombre de abarca, luchó contra los Francos en los alrededores de Etxalar, regalándole en modo de agradecimiento a la villa de Etxalar unos privilegios y un escudo con la imagen de los "abarcas" (996) por leales servicios prestados. Sancho García tenía mucho aprecio al pueblo y le regalo en otra ocasión la cruz Sobrarbe. Cuando coronaron a Sancho Ramírez como rey de Aragón (1076) los habitantes de Etxalar le negaron ese honor. En cambio cuando coronaron García Ramírez como rey le apoyaron. Sancho el fuerte premió a Etxalar con franquicias y foros por la bravura y coraje mostrado por sus habitantes en las navas de Tolosa regalando una enseña que portaba una cadena de oro. Mas tarde esta sería tomada por el escudo de Navarra. .

La nobleza de Etxalar es de la época de los godos y los romanos, consiguiendo mantener impune a lo largo de los años sus terrenos e independencia de las invasiones árabe y africana.

En el siglo XIV Etxalar entró en el reino de las cuatro ciudades ( Lau hiriak, Arantza, Igantzi, Bera y Lesaka). En este solamente Lesaka y Etxalar tenían capacidad para tomar decisiones.

Según pasaban los años las gentes de Etxalar seguían luchando con los de "Lapurdi". Por esta batalla y por actos similares, Etxalar recibió de parte del que entonces era rey de Navarra Don Juan II, el siguiente privilegio: Los pastores podían llevar a pastar su ganado hasta los prados a los cuales se podía hacer el viaje de ida y vuelta en el mismo día aun siendo los prados, terrenos y montes propiedad del reino.

Los Reyes católicos reafirmaron los privilegios de Etxalar por la participación en la toma y setio de Granada.
La villa de Etxalar posee los títulos de Nobleza, Hidalguía y Fidelidad, tantos como Pamplona, Baztán y el Roncal.

 
   
       
  Etxalar, decada de 1970

 

 

 
     
 
     
 
 
PREHISTORIA

Para hablar de prehistoria hay que comenzar hablando de los restos que dejaron nuestros antepasados. Los monumentos megalíticos de hace 2500-3000 años son las construcciones más antiguas existentes en nuestro pueblo y Navarra. En el caso de Etxalar, en la laderas de los montes Iratzako y Centinela, se encuentran numerosos restos; Dólmenes, crómlech, y túmulos principalmente. Estos restos de Etxalar pertenecen a la cultura megalítica del Pirineo. Se tratan de los verdaderos mausoleos del enterramiento colectivo. En estas se enterraron los primeros habitantes de nuestras tierras.
A pesar de que tenían a mano los materiales para la construcción de los monumentos megalíticos, el esfuerzo para llevarlos a cabo era grande. Le daban más importancia a la residencia de después de muerto que a la casa que tenían para su vida diaria.
La gente de esta época por medio del pastoreo, recogida de cereales, la pesca y la caza sacaban sus vidas adelante. En ciertos aspectos, hacían una vida nómada ya debían buscar zona de pastos para el ganado, aunque mantenían su lugar fijo de residencia
.